Los jarabes para la tos

Decálogo de la tosEs probable que alguna vez hayas acudido al pediatra porque tu hijo tenía tos, confiado en que te daría la solución y el remedio definitivo para calmar este síntoma, a veces tan molesto e incómodo.

Es probable que te hayas sentido decepcionado si la respuesta de tu pediatra ha sido que no se recomienda la administración de antitusígenos o mucolíticos en los niños. Que la tos, aunque resulte un incordio, tiene también una función protectora y que los jarabes (sobre todo los que podrían resultar más efectivos como la codeína) pueden tener efectos secundarios importantes.

Es probable que también te hayas sentido confuso, al ver en la farmacia un estante lleno de jarabes para la tos.

E incluso enfadado, si encendías la tele en época de gripe y ponían todo un bloque de anuncios sobre jarabes para la tos, a cada cual mejor, con niños durmiendo “por fin” como “angelitos”.

Es probable que recuerdes esta escena de Mary Poppins a la que aludíamos en esta entrada previa titulada Mary Poppins, prácticamente perfecta en todo… ¡Pero se equivocaba en una cosa!:

Y quizás has leído alguna noticia reciente en los periódicos sobre el uso de los jarabes de codeína en los niños (en El Mundo, en El País,…) basadas en unas recomendaciones y restricciones de uso publicadas por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios.

Así que estamos seguros de que ahora entenderás mejor que, cuando tu pediatra te recomienda no darle a tu hijo jarabe para la tos, está dándote un buen consejo.

Lo más recomendable para la tos es el agua y la miel (con leche, con limón…) y altas dosis de paciencia (somos plenamente conscientes de ello). 

Os invitamos a leer el decálogo de la tos de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (pincha sobre la imagen) y los siguientes enlaces:

Entrada publicada por M. Rosa Pavo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hábitos saludables y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los jarabes para la tos

  1. Mara dijo:

    Sólo vengo a corroborar con mi propia experiencia lo que se expone en este artículo. En mi última visita al pediatra nos indicó que no le diésemos mucolíticos al pequeño. En su lugar nos recomendó agua (mucha agua) y lavados nasales…
    Tengo que decir también, en honor a la verdad, que a pesar de seguir sus indicaciones al pie de la letra (en mi casa no ha vuelto a entrar ningún mocolítico), el peque sigue teniendo más o menos la misma tos… Aunque también es igual de cierto que, para nosotros, los padres, es muy tranquilizante saber que estamos haciendo lo correcto (que en este caso está más cerca de los típicos remedios de toda la vida que de la química farmacéutica).
    Saludos cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s